Pedir Cita y Consultar Pruebas e Informes

963 00 30 00

“He vuelto a nacer”

Notas de prensa | 14 de Agosto de 2018

Así de contundente se mostraba Alfonso Pastor un año después de la cirugía cardiaca a vida o muerte que le practicaron de urgencia en el hospital IMED Valencia.

Esta semana se cumple un año de la primera intervención de cirugía cardíaca realizada en el Hospital IMED Valencia, y su protagonista, Alfonso, nos cuenta cómo ha cambiado su vida desde entonces.

Su calvario empezó hace poco más de un año con los cuatro infartos consecutivos que sufrió y un largo periplo por diferentes hospitales en los que no acertaban el tratamiento que pudiera salvarle la vida.

Alfonso llegó casi por casualidad a IMED Valencia “desahuciado” y “empujado” por sus allegados en busca de una última esperanza. Llevaba días en casa durmiendo sentado por el ahogo y con ayuda de oxígeno domiciliario, esperando un final que parecía inevitable. Aquella tarde de julio de 2017 en la cual se presentó en la consulta de cardiología en silla de ruedas por el quebrantamiento de su estado general y acompañado de sus familiares, todo comenzó a cambiar.

Alfonso fue diagnosticado por el Dr. Óscar Fabregat, Jefe de Servicio de Cardiología de IMED Valencia, de una valvulopatía que requería cirugía urgente, y en ese mismo ingreso fue operado con éxito por el Dr. Juan Margarit, responsable de Cirugía Cardiaca. La mejoría en su estado clínico no se hizo esperar, y fue dado de alta a los pocos días.

Durante estos meses, Alfonso ha sido controlado periódicamente en consultas externas de cardiología, se ha formado como “paciente experto” y con ello ha alcanzado una calidad de vida que le permite disfrutar de nuevo de sus aficiones, como por ejemplo, ir en moto.

Antes de la enfermedad Alfonso tenía un estilo de vida normal, un poco sedentario quizás, pero nada hacía sospechar que la enfermedad cardiaca se cebase con él de la manera en que lo hizo. Jubilado, disfrutaba de sus aficiones arreglando relojes viejos y coleccionando instrumentos científicos antiguos. Alfonso es un caso anómalo, no tenía colesterol, ni azúcar ni hipertensión, tenía una buena salud hasta que sufrió los cuatro infartos consecutivos.

Para Alfonso, “gracias a la tecnología de última generación con la que cuenta el hospital IMED Valencia, el Dr. Óscar Fabregat y la Dra. Mónica Ferrando, los Cardiólogos del hospital que me atendieron, pudieron detectar rápidamente cual era exactamente mi problema y actuar en consecuencia para salvarme la vida”.

El estado de salud de Alfonso era límite “estaba muriéndome, yo notaba que me quedaban apenas unos días de vida”. Tenía una válvula del corazón que fallaba y requería de cirugía urgente. Entre el equipo multidisciplinar que conforma el servicio de la UCI, el servicio de cardiología y el servicio de cirugía cardiaca del hospital establecieron que la única solución para darle una segunda oportunidad a Alfonso requería pasar por quirófano.

Ya en la UCI, el jefe del servicio de la unidad de cuidados intensivos de IMED Valencia, el Dr. Javier Tornero, tuvo que practicarle de urgencia una toracocentesis (drenaje pleural) para que Alfonso afrontase con más posibilidades de supervivencia la operación de cirugía cardiaca a la que se iba a someter. La mejoría no se hizo esperar al liberar de los pulmones de Alfonso más de litro y medio de líquido, permitiéndole coger algo de aliento antes de la cirugía. Para Alfonso “mi paso por la UCI fue decisivo, el Dr. Javier Tornero me devolvió la esperanza y las ganas de seguir luchando”.

Con Alfonso estabilizado, el Dr. Juan Margarit Calabuig, jefe de servicio de cirugía cardiaca del hospital IMED Valencia, realizó la intervención cardiaca en el hospital, implantándole una prótesis valvular mecánica de forma reglada y sin incidencias.

“En este hospital me han salvado la vida y además he recibido un trato exquisito. La relación en el trato con el personal de IMED ha sido en todo momento excelente. Sólo tengo palabras de agradecimiento”, comentaba Alfonso. Para continuar diciendo “la evolución de mi estado de salud era lamentable, y mi deterioro evidente. A raíz de la operación puedo decir que he vuelto a nacer”.

Hace ya un año de la operación y la recuperación y mejoría de Alfonso sigue siendo excelente, convirtiéndose en un paciente cardiovascular experto. Conoce bien su enfermedad y se cuida de forma autorresponsable colaborando con el cardiólogo, al mismo tiempo que es capaz de reaccionar precozmente ante signos de alama.

Al preguntarle por sus planes de futuro, Alfonso comentaba que “esta proximidad a la muerte ha cambiado mis planteamientos de vida, pero lo he asumido y veo la vida con optimismo. No tengo miedo a la vida ni tampoco a la muerte, y eso me da una gran ventaja respecto a los demás. Valoro esta segunda oportunidad que se me ha concedido”. Y añadía “Ahora mismo me encuentro perfectamente aunque sólo tengo el 30% de la capacidad cardiaca, lo que no me impide, por ejemplo, volver a ir en moto”.

Dentro de las rutinas de Alfonso está la revisión semanal con el cardiólogo, cumplir con la medicación establecida y dedicarse a vivir, una rutina que él, afortunadamente, está volviendo a apreciar y a disfrutar.

IMED Hospitales

IMED Hospitales es un referente en sanidad privada en la Comunidad Valenciana gracias a la unión de su factor humano y la tecnología más avanzada, como es el caso de su sistema quirúrgico de cirugía robótica da Vinci. Actualmente cuenta con 3 hospitales generales (Benidorm, Elche y Valencia) y 2 policlínicas (Teulada y Torrevieja).

  • Alfonso Pastor en moto
  • Alfonso Pastor